Living Room

SIMPIRA HOME DESIGN

Simplicidad y estilo

En Simpira Home Design queremos ayudarte a descubrir eso que necesitas para que tu casa se convierta en un verdadero hogar. Navega por nuestra selección de artículos en línea para ver qué tenemos disponible y encontrar justo lo que estés buscando.

5 Tips Prácticos: ¿Cómo servir un vino?

Actualizado: 6 oct 2021

El vino es uno de los protagonistas de cualquier momento especial. Ya sea un evento social o uno privado, la presencia de un buen vino es el complemento perfecto. Por eso, servirlo de la forma correcta es imprescindible. Aquí les compartimos 5 tips pácticos para servir el vino correctamente y quedar como un gran anfitrión.

1. Vino y su Maridaje Perfecto


Los pescados, los mariscos, las sopas y cremas tienen en los vinos blancos su maridaje perfecto. Los pescados blancos se tienen que acompañar con blancos ligeros o rosados jóvenes, mientras que los pescados azules y los mariscos admiten blancos de más cuerpo (vinos con fermentados en barrica).


Para las carnes suaves o blancas, la mejor compañía es un rosado o tinto joven (maceración carbónica o vinos del año); para las carnes rojas o de caza, un tinto añejo y con cuerpo (vinos reserva o de autor), y, para las carnes guisadas y a la brasa lo mejor es un tinto crianza con cuerpo.


Igualmente; recuerda que los vinos son tan especiales y únicos que un blanco o un tinto especiales pueden soprenderte en maridajes inesperados. ¡Mantén tu mente abierta a mezclas únicas!


2. La Temperatura


¡Cada vino tiene su temperatura ideal!


Los blancos se sirven fríos, con una temperatura que puede ir desde los 6 grados para los más jóvenes (dulces) y espumosos; 9 grados para los jóvenes secos y blancos generosos. Entre los 9 y los 12 grados para blancos con fermentación o crianza en roble, así como para rosados.


Los tintos jóvenes agradecen una temperatura entre 12 y 16ºC, y los tintos con crianza deben servirse entre 17 y 18ºC. Es recomendable en verano sacar el vino tinto a menos grados que el ideal; ya que al sacarlo a temperatura ambiente este coge rápidamente 2-3 grados quedando a su temperatura ideal.


3. La Copa Ideal


El sabor del vino varía mucho en función del recipiente en el que se sirve, por eso, lo mejor es utilizar copas de cristal fino para poder saborear el vino en todo su esplendor. Ya que al coger la copa por el tallo no calentamos el contenido, que sí haríamos si se sirviese en vaso corriente.


Cada vino, tiene su copa perfecta. Por ejemplo, los tintos jóvenes y con cuerpo se sirven en una copa tipo Burdeos; los reservas en una Borgoña (más ancha en la boca para que se oxigene el vino) y los blancos en una copa más estrecha y más cerrada.


4. La Botella


Para abrir el vino, hay que colocar la botella en posición vertical y, con un cuchillo o corta cápsulas, se corta la cápsula que recubre la boca. Con el corcho ya a la vista, se introduce el sacacorchos con suavidad hasta llegar al tope para no romper el corcho. Para quitar el corcho solo es necesario hacer una ligera presión con la botella sobre la mesa y tirar hacia arriba. Posteriormente hay que eliminar cualquier resto de corcho que quede en la boca de la botella con un paño limpio.


5. El Servicio


Las copas de vino tinto se sirven a la mitad y las de los blancos y rosados, que se toman fríos, se llenan solo dos tercios de la copa. Para mantener los vinos blancos a su temperatura ideal lo mejor es llevarlos a la mesa en una cubitera y con una servilleta de lino alrededor del cuello. Los vinos reserva o gran reserva se tienen que servir con un aireador o con un decantador. Esto permite que el vino tinto se oxigene, lo que mejora sus aromas y su sabor.


Para conservar debidamente las propiedades del vino, al finalizar conviene proteger la botella con un tapón y si es posible hacerle el vacío con un tapón especial para ello, consiguiendo eliminar el oxígeno de dentro de la botella para que no se oxide el vino.




9 visualizaciones0 comentarios